¿Cómo puedo calentar mi piscina más rápido?

Aunque una hermosa piscina de natación azul pueda ser muy atractiva, si el agua está fría, ¡nadie la usa! Esto definitivamente anula la razón para tener una.

Por eso, no es sorprendente que una de las preguntas más frecuentes en Google sea “¿Cómo puedo calentar mi piscina más rápido?”

La respuesta puede ser más simple de lo que usted piensa.

Tradicionalmente, muchas piscinas son calefaccionadas por calderas a gas, aunque se utilizan cada vez más fuentes de energía renovable como la biomasa, las bombas de calor y los paneles solares.

En muchos aspectos, calefaccionar una piscina es como calefaccionar una casa: la energía calienta el agua que luego circula a los ambientes donde la temperatura debe aumentarse – usualmente a través de un radiador.

El principio es similar con una piscina: el agua es calentada por una fuente de energía y luego circula por tuberías para calentar la piscina, solo que en este caso, en lugar de pasar por un radiador, pasa por un intercambiador de calor, que transfiere la energía térmica al agua de la piscina.

La siguiente pregunta suele ser ¿“por qué necesito un intercambiador de calor”? Y la respuesta es simple – ¡para proteger la caldera o la fuente de energía! Para mantener el agua de la piscina limpia y segura para nadar, se agregan químicos, y si se los permite circular por una caldera, pueden causar daños e incluso fallas. Por lo tanto, los intercambiadores de calor son una pieza vital de equipamiento que tanto protege la fuente de energía como mantiene el agua de la piscina cálida.

Desafortunadamente, los intercambiadores de calor pueden variar en desempeño y eficiencia.

Asumiendo que tenga la caldera o fuente de energía correcta para el tamaño de la piscina, lo siguiente a revisar es el intercambiador de calor. Para volver a la analogía de la calefacción de una casa, su casa puede tener la caldera más grande y eficiente, pero si solo tiene algunos radiadores pequeños, ¡nunca calentará los cuartos! Eso es porque la superficie es de vital importancia. Cuanta más tenga, más cantidad de calor se transferirá – ya sea a un cuarto por medio de un radiador, o a una piscina por un intercambiador de calor.

Un buen ejemplo de esto es un cliente de Bowman de West Sussex que decidió remplazar su sistema de calefacción a aceite con una bomba de calor geotérmica para proporcionar calor y agua caliente para la casa y calentar su piscina exterior de 58 metros cúbicos y la de interior de 44 metros cúbicos. Aunque el sistema de calefacción renovable funcionaba perfectamente para la casa, no conseguía la temperatura requerida para las dos piscinas. La causa del problema eran los intercambiadores de calor que venían con el sistema. Dos intercambiadores de calor de acero inoxidable corrían en paralelo, pero por su baja eficiencia, no lograban transferir todo el calor que se generaba en la bomba de calor y literalmente tomaba días para que la piscina llegara a una temperatura razonable. El problema se solucionó reemplazando los intercambiadores de calor originales con dos unidades Bowman EC160 y la mejora fue inmediatamente notoria: la temperatura del agua de la piscina aumentó 5°C por día, comparándose favorablemente con el antiguo sistema de aceite, ¡asegurando que el agua se volviera muy caliente muy rápidamente!

La mejora de desempeño dramática tiene mucho que ver con la superficie. Los intercambiadores de calor de piscinas Bowman tienen un diseño de carcasa y tubo, y la carcasa exterior está repleta de tubos para darle la mayor superficie posible dentro del espacio disponible.

Muchos productos de la competencia tienen números de tubos mucho menores, para que la superficie de transferencia de calor se vea significativamente reducida, razón por la cual las piscinas pueden tomar mucho más tiempo en calefaccionarse.

Sin embargo, hay otro factor importante en la eficiencia en la transferencia de calor — ¡la turbulencia! Se sabe que el agua turbulenta transfiere más energía térmica que el agua que se mueve lentamente, por lo que todos los intercambiadores de calor Bowman están especialmente diseñados para crear turbulencia con el paso del agua caliente a través del intercambiador de calor, asegurando que fluya a través y alrededor de la superficie externa de todos los tubos.

Estos factores son dos de las razones principales por las que los intercambiadores de calor de las piscinas Bowman son tan eficientes y calientan las piscinas hasta tres veces más rápido que la mayoría de los productos de la competencia. Y al hacerlo, reducen los costos energéticos, y ahorran dinero.