Recuperación del calor residual de un grupo electrógeno a biogás

Como combustible, el biogás tiene muchas ventajas.

Es un combustible renovable producido por la descomposición de materia orgánica a través del proceso de Digestión Anaeróbica. Reduce la cantidad de residuos enviados a los vertederos y ayuda a controlar la emisión de gas metano a la atmósfera (el metano es significativamente más dañino para el ambiente que el CO²). El biogas también es un combustible adecuado para los grupos electrógenos y es neutro en carbono.

Por ello, no es sorpresa que el biogás esté siendo utilizado ampliamente para generar energía cuando el mundo busca reducir su dependencia en los combustibles fósiles para reducir las emisiones de CO².

Si la historia terminara allí, sería una buena. Pero solo sería la mitad de la historia, porque los grupos electrógenos que crean electricidad son generalmente ineficientes. Solo alrededor del 30% de toda la energía del combustible que ingresa al generador se convierte en potencia. Alrededor de 50% se convierte en calor y se pierde en la atmósfera. Tan solo recuperando la energía calorífica de los escapes de los motores, se proporciona una fuente de energía adicional ¡sin costos adicionales en términos de combustible!

Entonces, ¿por qué no recuperar esta valiosa fuente de energía? Una de las razones puede ser el combustible en sí. El biogás es un combustible extremadamente agresivo y requiere un control cuidadoso de la temperatura del gas del escape. Si el sistema se sobre enfría, puede crear corrosión en los componentes de acero al carbono como los intercambiadores de calor para el gas del escape, llevando a un fallo prematuro y al gasto de reemplazar la unidad.

Las buenas noticias son que los intercambiadores de calor para los gases del escape, al estar enteramente hechos de acero inoxidable 316L, ofrecen una solución de larga vida para recuperar el calor residual del biogás, gracias a sus materiales superiores y la calidad del proceso de manufactura.

Fabricados en el Reino Unido, cada componente está diseñado para la longevidad y durabilidad, incluso cuando se los usa con combustibles agresivos como el biogás. Como consecuencia, los intercambiadores de calor para gases de escape ofrecen una vida útil mucho más larga gracias a la calidad de su construcción.

Por ejemplo, los tubos de enfriamiento pasan por un proceso de instalación de dos etapas para asegurar que estén acoplados permanentemente a la placa de tubo – primero se los expande a rodillo contra la placa del tubo, y luego se los suelda automáticamente en su posición, creando una soldadura segura que es totalmente consistente en todos los tubos del intercambiador de calor. Todas las bridas de tapas y las del lado de la carcasa son PN6 a BS EN1092 para que sean fáciles de instalar.

Además, los intercambiadores de calor para gases de escape Bowman son fáciles de limpiar – una consideración importante al utilizar un combustible como el biogás, con el que los residuos pueden permanecer luego de la combustión. También están disponibles en una gama de tamaños y especificaciones para aplicaciones de 16 kW a 1MW, y el software de selección asistido por computadora permite que Bowman recomiende las especificaciones correctas para cada aplicación.

La calidad y el desempeño de los intercambiadores de calor para gases de escape Bowman ya los ha llevado a ser seleccionados para varias plantas de Digestión Anaeróbica, para que reemplacen las unidades fallidas provistas por otros. Su diseño compacto les permite retroajustarse fácilmente a la planta existente, haciendo las unidades Bowman una elección popular para el reemplazo del biogás.

Para obtener más información, descargue el folleto o sírvase contactar al equipo técnico de ventas al +44 (0) 121 359 5401 o envíe un correo a [email protected]