Proporcionando energía asequible al Norte Canadiense

Los enfriadores de aire de sobrealimentación Bowman y los intercambiadores de calor de gases de escape juegan un papel clave en un sistema de cogeneración que ha reducido a la mitad los costos eléctricos en una remota comunidad de Canadá.

Ubicada en los Territorios del Noroeste de Canadá, Fort Providence es una pequeña aldea de unas 800 personas, aproximadamente a 2.000 km al norte de la frontera entre Canadá y Estados Unidos. Los inviernos son muy fríos, con temperaturas que caen hasta -40 °C, lo que provoca que la energía y el calor sean productos imprescindibles y caros. En 24 de 32 comunidades de los Territorios del Noroeste, la electricidad se produce mediante generadores diésel. La tarifa comercial por kilovatio hora oscila entre los 0.51 y los 0.61 dólares canadienses, lo que supone cuatro o cinco veces la tarifa de los servicios públicos en el sur de Canadá. El diésel tiene que ser transportado en camiones o por mar a largas distancias desde el sur, de ahí el alto costo energético.

El Snowshoe Inn es el centro neurálgico de la comunidad de Fort Providence donde se encuentran gran parte de las tiendas e instalaciones comerciales, además de un bar, restaurante y un motel. Fue fundada por la familia Philipp en 1965 y hasta 2013, una simple planta de energía diesel de cogeneración proporcionaba la electricidad y el calor necesarios para sus operaciones.

En 2013, trabajando en estrecha colaboración con Pratt Diesel en Ottawa, Jeff Philipp supervisó un proyecto para actualizar el sistema de cogeneración, reemplazando los viejos grupos electrógenos diésel de 120 kW / 208 V por tres unidades nuevas de 150 kW / 600 V de última generación.

Los generadores también fueron modificados para recuperar el calor residual mediante la instalación de intercambiadores de calor de gases de escape Bowman y refrigeradores de aire de sobrealimentación (Intercoolers). Desde su puesta en marcha, el nuevo sistema CHP ha generado grandes ahorros mediante una captura de calor más eficiente.

“Las unidades Bowman funcionan extremadamente bien, con al menos un 60% de ganancia en captura del calor debido a la masiva mejora de su eficiencia”, dice Jeff Philipp. “Esto se refleja en la menor necesidad del calor adicional proporcionado por el quemador de aceite usado, cuya solicitud se ha reducido de 900,000 BTU a 500,000 BTU. Actualmente, el costo amortizado de Snowshoe por kWh es de 0.24 $ en comparación con los 0.51 $ de la energía de la red comercial, un ahorro del 52%”.

Un utilidor subterráneo de 4 pulgadas distribuye tanto calor como electricidad y en cada edificio la calefacción de espacios y el agua caliente sanitaria son proporcionados por el calor residual capturado del sistema de cogeneración. En general, el ahorro debido a la energía externa a la red resultó ser superior al 50% y el sistema se amortizó en menos de dos años.