¿Es la energía eléctrica el futuro de los transbordadores?

Los intercambiadores de calor marinos Bowman se han especificado para enfriar baterías y motores en los transbordadores eléctricos de última generación que operan en Tailandia.

Los transbordadores son el punto de partida perfecto para la electrificación de los barcos comerciales. Realizan viajes periódicos y repetidos a destinos predeterminados, lo que permite calcular con precisión los tiempos de funcionamiento y las necesidades de recarga, así como establecer la infraestructura adecuada.

Se utilizan en todo el mundo, por lo que no faltan oportunidades para desarrollar soluciones de diseño innovadoras, para crear naves adaptadas a necesidades locales específicas, por ejemplo, en zonas en que la gran demanda y la densidad de población pueden dar lugar a vías fluviales superpobladas y a niveles inaceptablemente altos de contaminación atmosférica, como en el Sudeste Asiático.

En Tailandia, esta situación genera una preocupación importante en la capital, Bangkok. En el río Chao Phraya, los tradicionales transbordadores de madera, a menudo impulsados por motores antiguos y excesivamente grandes, emiten altos niveles de contaminación que contribuye a un smog gris que frecuentemente satura el aire y los pulmones.

Con aproximadamente 320 kilómetros de vías fluviales, suele describirse a Bangkok como la “Venecia Oriental”, pero los 10 millones de residentes y 23 millones de visitantes anuales generan una gran exigencia de viajes por agua, lo que hace que monumentos históricos como el Gran Palacio Real y el Templo del Amanecer estén a menudo envueltos en esta atmósfera gris y contaminante.

Sin embargo, esto está por cambiar. Actualmente, una flota de transbordadores eléctricos de aleación de aluminio se encuentra en construcción, diseñada por uno de los líderes en energía renovable del Sudeste Asiático. La empresa ha desarrollado un transbordador único basado en un diseño de catamarán, y tiene ambiciosos planes para la construcción de 42 naves.

Se espera que el resultado revolucione el transporte de pasajeros por agua en Bangkok. Con capacidad para 200 pasajeros, los 24 metros de largo de cada transbordador serán impulsados por dos motores eléctricos y contarán con 26 baterías de iones de litio que proporcionarán una capacidad de 800 kW/h, además de un rango de hasta 100 kilómetros entre recargas. Se prevé una velocidad máxima de 13 nudos (24 km/h), más rápida que la mayoría de los transbordadores tradicionales actualmente en uso en el río Chao Phraya.

Se está utilizando tecnología de carga rápida y la empresa tiene previsto instalar una red de estaciones de carga rápida en los muelles. Sólo se necesitan unos 15 minutos para recargar la nave, por lo que para cuando se complete el embarque de los pasajeros, el transbordador estará listo para salir.

La refrigeración fue una de las principales consideraciones, ya que las altas temperaturas locales requieren que se adopte una solución de refrigeración probada y fiable. Después de una extensa investigación, la compañía eligió los intercambiadores de calor de Bowman, debido a su experiencia en la refrigeración de sistemas marítimos de carga y propulsión tanto eléctricos como híbridos.

Se especificaron cuatro intercambiadores de calor de especificación marítima Bowman GL400 para el programa de pruebas inicial y, una vez finalizadas con éxito, se inició la producción completa del nuevo catamarán, con el inicio de servicios comerciales previsto para 2020. Las primeras proyecciones sugieren que el nuevo transbordador duplicará el uso de los barcos fluviales hasta alcanzar más de 60.000 pasajeros por día, y alrededor del 50% de todos los usuarios optarán por viajar en las nuevas embarcaciones eléctricas.

Y, como se ha demostrado con éxito durante las pruebas del transbordador en mar, los intercambiadores de calor de Bowman volverán a ser el corazón del sistema de propulsión eléctrica, proporcionando una solución de refrigeración eficiente para las baterías y los motores.

Bowman ya es reconocido como líder mundial en la refrigeración de sistemas de propulsión eléctrica e híbrida, con varios cientos de intercambiadores de calor en operación fiable y eficiente en todo el mundo. Muchos de los principales fabricantes del mundo confían en los intercambiadores de calor de Bowman para enfriar sus sistemas de propulsión eléctrica, además de las baterías y los cargadores.